Nostalgia

La tarde se deslizó suavemente entre los dedos del tiempo.

Café y miel. Las vocecitas y risas resonantes. Rock en español. Detrás de la reja, los transeúntes. La roca del templo del Carmen, su torre erguida como soldado. El naranjo… en el mismo sitio de hace años, las naranjas madurando.

También pasaron los fantasmas, los murmullos de otrora, los silencios. Sin que yo lo sepa, ellos viven otra realidad, mi otro yo sigue su camino. Para él la tarde no transcurre, de su mochila saca una fotografía y construye un altar. Tan intenso es el momento que se detiene el tiempo, se hace eterno y lo único que fluye son los fantasmas que mi otro yo diseñó en sus soledades.

Ahora me levanto, sigo mi inexorable transcurrir, aquí se queda el naranjo, testigo mudo de la tarde de hace siglos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s