AMOR ACRILICO

El aprendiz de pintor bajó del auto justo en la parte alta del poblado, en su rostro se dibujaba la alegría de aquel hombre que no ha perdido la capacidad de asombrarse como un niño. Agradeció al dueño del auto y dio unos pasos, bajando unos pequeños escalones, mientras el auto arrancaba de nuevo y…